Ricardo Pérez Lama - Lama y Asociados - Abogados Ferrol

La familia de los dos fallecidos por las vacas locas pide al Estado medio millón

La Audiencia Nacional admite a trámite el recurso contra el Ministerio de Sanidad pero no se ha pronunciado sobre la responsabilidad de la Junta de Castilla y León

La familia de las dos últimas víctimas leonesas del mal de las vacas locas solicita al Estado una indemnización de 500.000 euros como compensación por el fallecimiento de la madre y el hijo que al parecer consumieron productos alimenticios infectados por el mal de Creutzfeld-Jakobs: «Si había carnes y harinas en mal estado y estaban disponibles al público en el comercio, hay una responsabilidad de la administración y tienen que pagar por ello», anunció el letrado de los afectados.

Las manifestaciones se realizaron en el transcurso de una rueda de prensa ofrecida ayer por el portavoz de la familia, Óscar Fanjul Terrado, que estuvo acompañado en el acto por su padre, José Emilio Fanjul, por el abogado de la familia, Ricardo Pérez Lama y por un técnico del gabinete jurídico, Fernando Riaguas.

Sagrario Terrado Majúa, la madre de la familia Fanjul Terrado y José Emilio, uno de sus hijos, perdieron la vida a finales de agosto del 2008 al contagiarse del mal de las vacas locas debido a la ingesta de alimentos que estaban infectados por el mal de Creutzfeld-Jakobs, con lo que perdieron la vida días después. «Son el único caso en Europa de dos miembros de una misma familia que fallecen por esta causa», explicó Lama.

La sección cuarta de la Audiencia Nacional ha admitido a trámite el recurso presentado por la familia contra el Estado, pero de momento no se ha pronunciado en lo que toca a la Junta de Castilla y León, que también tiene competencias en esta materia.

«Desde el 5 de febrero del 2009 obra una reclamación patrimonial. Tienen que explicar cuándo se contagiaron, por qué se contagiaron y quienes son los responsables. El consumo de proteínas de origen animal estaba prohibido en toda Europa desde 1988, pero España no hizo nada para impedir las importaciones», se quejó el letrado.

«A los ganaderos que tenían animales infectados, ya se les ha indemnizado. A los transportistas que llevaron a quemar las vacas, también. Las empresas cementeras que se deshicieron de los restos en sus hornos, ya han cobrado. ¿Y la única familia de toda Europa con más de uno de sus miembros fallecidos por esta enfermedad, no ha recibido ni siquiera una explicación?».

19/12/2009 miguel ángel zamora | Diario de León