El TSXG condena a la Xunta a indemnizar a un escolar herido

Daniel Alvariño Heras. Lama y Asociados

05/01/2012 www.diariodeferrol.com.

La Xunta de Galicia tendrá que indemnizar con la suma de 18.518,26 euros a los padres de un menor que resultó herido al desplomarse el techo del colegio Nicolás del Río de Cedeira en abril de 2004. Así se recoge en una sentencia dictada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) en la que se establece que a la cantidad antes mencionada le serán de aplicación los oportunos intereses legales y que también impone a la Administración autonómica el abono de las costas procesales, cifrado en 900 euros.

El presente fallo del TSXG es consecuencia de un accidente ocurrido el día 2 de abril de 2004, cuando se desplomó el falso techo de una de las aulas de Educación Infantil del colegio Nicolás del Río, en la villa de Cedeira.

El material desprendido causó lesiones a tres alumnos. Dos niñas resultaron con traumatismos de escasa consideración, por lo que tras permanecer unas horas en el hospital en observación fueron dadas de alta.

No ocurrió lo mismo con Miguel G.T., un niño de cinco años que sufrió una fractura grave de tibia y peroné por la que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y permaneció hospitalizado en el Arquitecto Marcide durante diez días.

Los padres del menor presentaron una reclamación patrimonial por lo ocurrido y el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Ferrol dictó una sentencia en febrero de 2011, estimando parcialmente el recurso interpuesto por los progenitores de Miguel G.T.

En el fallo se condenaba a la Consellería de Educación al pago de 18.518,26 euros a la familia afectada, con responsabilidad civil subsidiaria de la aseguradora Zurich, bajo el argumento de que el accidente se produjo debido al deficiente mantenimiento del colegio. Al mismo tiempo, desestimaba las pretensiones de los demandantes contra el Concello de Cedeira, declarando la conformidad a derecho de la resolución de la Alcaldía de la villa de fecha 4 de abril de 2008 por la que se negaba la responsabilidad de la Administración local.

La sentencia del Juzgado ferrolano fue recurrida por la Xunta de Galicia, que alegaba que la conservación, el mantenimiento y la vigilancia de los edificios destinados a centros de Educación Infantil de segundo cliclo, Primaria o Especial corresponden al municipio respectivo, por lo que, en este caso concreto, pretendía que la responsabilidad patrimonial tuviese que ser asumida por el Concello de Cedeira, que en este procedimiento estuvo representado por el abogado Daniel Alvariño, del gabinete Lama y Asociados de Ferrol.

El juez de lo Contencioso Administrativo señalaba en su fallo, ahora ratificado por el TSXG, que la jurisprudencia existente al respecto distingue que la responsabilidad de los daños acaecidos como consecuencia de un deficiente mantenimiento de las instalaciones escolares corresponde exclusivamente al Concello “cuando las deficiencias le han sido comunicadas a la corporación local y no ha procedido a subsanarlas, pero no cuando no le han sido expuestas, en cuyo caso será solo responsable la Administración que presta el servicio educativo”.

Se responsabiliza, asimismo, al personal docente, señalando que su principal obligación es advertir y avisar al Concello de la existencia de las deficiencias del centro, que en este caso se apunta que eran claramente visibles por la presencia de carcoma que quebrantó la resistencia del techo del aula e incluso llegó a la puerta de entrada, tal y como se recoge en el escrito de oposición al recurso presentado por el abogado Alvariño.