Ricardo Pérez Lama - Lama y Asociados - Abogados

El Supremo anula la sentencia que amparó a la Xunta en el ‘caso Oliver’

El Tribunal Supremo le ha enmendado la plana al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) por el caso Oliver diez años después de aquel trágico suceso. El joven Oliver Bouza Casal, de 17 años, esquizofrénico y con un grave trastorno agresivo, fue asesinado por su madre el 20 de marzo del 2000. La mujer, María Casal, deprimida y desesperada por la falta de ayuda, acuchilló a su hijo, se suicidó y dejó una nota culpando a la Xunta de su desamparo. El padre, Manuel Bouza, demandó a la administración gallega por 250.000 euros por la pérdida irreparable de su esposa e hijo. Perdió y recurrió al Supremo. Ahora, el Alto Tribunal anula el dictamen del TSXG de abril del 2005 que amparaba la polémica decisión de la Xunta de devolverles la custodia a los padres y obliga a repetir todo el juicio.

Con poco más de 10 años, a Oliver le diagnosticaron un “trastorno grave de conducta de tipo agresivo” que según los servicios sociales hacía “inviable su permanencia en el núcleo familiar”. Entre los 11 y los 17, el niño peregrinó por unidades de psiquiatría y centros de menores de la Xunta, hasta que en mayo del 1999, la Consellería de Familia le devolvió la custodia a sus padres alegando que no disponía “de los recursos idóneos para hacer frente a su patología”. 11 meses después, su madre lo mató antes de quitarse la vida. “Mi casa era un infierno” señaló ayer Manuel Bouza. Era taxista y al regresar un día a su casa en Narón, se topó con el cuerpo de su hijo. Poco después, hallaron el cadáver de su esposa en la playa de Covas.

En el 2002, inició una batalla en los tribunales contra la Xunta para exigir una indemnización. El fallo del TSXG lo señaló como un padre “poco diligente” y sugería que la madre, desquiciada por un hijo violento “no estaba equilibrada”.

Sin embargo, no se cuestionaba la decisión de la Xunta de ceder la tutela pese a la propia sentencia “no negaba que legalmente no debieron levantar la guarda sobre el menor”. El Supremo estima que el juicio ha de repetirse dado que el padre estuvo “indefenso” en el proceso.

www.elpais.com