El juez Baltasar Garzón

El fiscal archiva la querella contra el alcalde de Ferrol por apoyar a Garzón

Ricardo Pérez Lama. Lama y Asociados

Cierra la investigación al entender que no hay delito en la moción aprobada por el Concello porque no buscaba intimidar al juez instructor de la causa

M. V. SANTIAGO Ni el Concello de Ferrol ni su alcalde, Vicente Irisarri, cometieron un delito de amenazas cuando en marzo de 2010 aprobaron una moción de apoyo al juez Baltasar Garzón tras ser encausado por promover la investigación de los crímenes del franquismo y que, por un error administrativo, acabó en manos del instructor del caso, Luciano Varela.

La Fiscalía de Madrid, que asumió a finales de noviembre las diligencias, acaba de dar carpetazo al caso al no hallar pruebas de que el Concello ferrolano incurriera en un delito o actuara de mala fe. Tras seis meses de pesquisas judiciales y de recabar el testimonio de varias personas del Concello con el objetivo de esclarecer si lo que se pretendía era “violentar” la voluntad del magistrado Luciano Varela, el fiscal justifica el archivo con el argumento de que “no hay dato alguno que permita concluir que esa fuera la intención del pleno al aprobar el acuerdo”.

El envío de dicha moción al despacho de Varela, argumenta en sus conclusiones, “se debió a una falta de cuidado o de celo en la concreción del destinatario de la misma”, que debería haber sido el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, tal y como constaba en el acuerdo inicial.

Tras recibir por escrito una copia de la iniciativa, en la que se atribuía la causa iniciada contra Garzón a “la extrema derecha” y se cuestionaba la “imparcialidad” del Poder Judicial en este asunto, Varela puso los hechos en conocimiento del Tribunal Supremo, que lo denunció a la Fiscalía General del Estado.Aunque las primeras averiguaciones corrieron a cargo de la Fiscalía de Ferrol, a finales de noviembre ésta se declaró no competente y trasladó todas las diligencias así como sus conclusiones preliminares a Madrid. En su resolución, sin embargo, el fiscal ferrolano Román Ruiz apuntó como “responsable” de un presunto delito de intimidación al alcalde de Ferrol, Vicente Irisarri, ya que fue él personalmente quien firmó la orden de envío de la moción al magistrado. Asimismo, emplazaba a Luciano Varela a pedir el amparo del Poder Judicial ante la conducta “atentatoria” contra su independencia por parte del regidor socialista.

En contra de este criterio, sin embargo, el fiscal de Madrid descarta cualquier tipo de mala fe en el envío de la moción a Varela y concluye que en vista de los testimonios recabados en el propio ayuntamiento de Ferrol las diligencias deben ser archivadas.

La iniciativa de apoyo a Garzón aprobada en marzo de 2010 fue propuesta por el grupo municipal de IU y aprobada con los votos a favor de PSdeG y Bloque. El Partido Popular se abstuvo e Independientes por Ferrol votó en contra.

El texto aprobado señalaba que “produce indignación y bochorno comprobar cómo en vez de animar la persecución de los delitos cometidos durante el franquismo, se persiga a quien intenta contribuir a hacer Justicia, en el increíble salto que supone amparar a los verdugos y abandonar una vez más a las víctimas”. Además, consideraba este tipo de acciones judiciales un “pulso inaceptable a la democracia” y ofrecía su apoyo al juez Garzón ante la “campaña de acoso y derribo” en su contra.